X
    Categories Otros artículos

Consideraciones sobre la anatomía dentaria

Consideraciones sobre la anatomía dental en base a un esquema 3D del corte de una muela.

En la imagen podemos ver un molar inferior, el número de sus raíces y su disposición en el hueso y la relación corono radicular son característicos de estas piezas que como norma general a nivel coronario presentan 5 cúspides, las muelas de juicio son siempre las que más desvíos de la regla anatómica presentan.

Las raíces son dos, en la imagen el tejido rosa que rodea ambas raíces representa el ligamento periodontal donde se encuentra receptores nerviosos que transmiten la sensibilidad del diente a la presión y situación en espacio que ocupa al sistema nervioso central.

En blanco; seguimos en la raíz aún, vemos una capa bastante delgada de cemento radicular que es la capa más superficial de la raíz de los dientes y muelas, la cual no está preparada para estar expuesta al medio oral, su elevada porosidad facilita la inserción de las fibras del (ligamento periodontal, LP a partir de ahora) y la hace más fuerte, si por algún motivo el LP pierde inserción, el cemento radicular quedará expuesto y estaremos probablemente ante un diente más sensible a los estímulos dolorosos, en ocasiones, genéticamente la unión entre cemento y esmalte (capa que recubre la corona) no está cubierta a pesar de no haber pérdida de inserción del LP y la pieza, experimenta un aumento de la sensibilidad.

En la parte inferior de la imagen podemos ver atravesando todo el corte unos hilos azules, amarillos y rojos que representan arterias, nervios y venas respectivamente, éstas entran al diente por el ápice de sus raíces, en el caso de los molares inferiores, la raíz mesial, suele tener dos agujeros milimétricos por donde entran al diente estas arterias, venas y nervios que se denomina foramen apical, al paquete vasculo-nervioso se le llama pulpa dental.

De este modo podemos ver que la percepción de los estímulos en un diente o muela proviene al menos de dos lugares, un diente desvitalizado o endodonciado, es decir, un diente al que se le ha extirpado el nervio, sigue recibiendo estímulos propioceptivos y también puede doler por inflamación del periodonto y o el periostio fuertemente inervado, por ejemplo como consecuencia de una fractura radicular o una enfermedad periodontal.

Situada entre la pulpa dental y el cemento radicular o esmalte en la corona se encuentra la dentina, de la dentina proviene el color de los dientes, las células que están en la dentina siguen aumentando durante toda la vida el tamaño de la dentina y a medida que pasan los años la luz que ocupa la pulpa dental es más pequeña y queda cada vez, más lejos de la superficie de la pieza dental.

Admin :

This website uses cookies.