X
    Categories OdontopediatríaOrtodoncia

El desarrollo de la dentición infantil

Al nacer el niño tendrá dentro del hueso maxilar y mandibular todos los dientes temporales que comenzaron a formarse a partir de la semana 14 intraútero. En primer lugar se forma la corona dentaria que se terminará de formar, en función del diente a que nos refiramos, entre el mes y medio y los tres meses en los incisivos (dientes más anteriores del arco dentario) y los diez u once meses en los segundos molares (últimos dientes o más posteriores de la arcada en la dentición temporal). Ahora con el esmalte totalmente formado empieza a crecer la raíz, lo cual comenzará a producir, junto con otra serie de procesos, movimientos del diente dentro del hueso maxilar, si es superior, en dirección a la cavidad oral. Esto que sucede aproximadamente entre los 8 y los 30 meses.

Es habitual que la aparición en la boca de los dientes temporales produzca escasa sintomatología, apareciendo un ligero enrojecimiento o hinchazón de la mucosa oral que será sustituido por una pequeña zona blanca en el punto en el que el diente digamos que está haciendo fuerza para salir.

Después el diente seguirá erupciónando hasta entrar en oclusión, es decir, hasta que hacen contacto con el diente antagonista con lo que termina la erupción y los dientes comienzan a cumplir su función.

Es aproximadamente a los 3 años de edad cuando todas las piezas de la dentición temporal están totalmente formadas y en oclusión.

El crecimiento y desarrollo de la arcada debe ser estudiado en un contexto mucho más amplio, como es el complejo craneofacial.

Digamos que podemos dividir el crecimiento en 5 etapas que trataremos brevemente:

1.- ETAPA DE ERUPCIÓN DENTARIA PRIMARIA

A los 30 meses, una vez que se ha completado la erupción de toda la dentición temporal, se establece la oclusión de los 20 dientes temporales. Se pasa entonces de la succión del neonato a la masticación.

Esta oclusión se caracteriza por:

Escasa sobre mordida incisiva. Es decir que los incisivos superiores, al juntar los dientes, al morder; cubren los incisivos inferiores en sentido vertical, suavemente.

Escaso resalte. El resalte sería la distancia desde la cara vestibular (la que mira hacia el labio o el carrillo) del incisivo inferior hasta la cara palatina (mira hacia la lengua o paladar) del superior.

En el caso de la dentición temporal esta separación es muy pequeña.

El canino superior contacta entre el canino y el primer molar inferior estableciendo la llave de la oclusión temporal y estabilizándola.

El plano terminal es recto, es decir que la parte de atrás de los segundos molares superiores e inferiores acaban a la misma altura.

Los dientes están bien alineados y mucho más rectos que los permanentes.

A medida que las arcadas crecen, se forman diastemas, que son los espacios entre un diente y otro, necesarios para que las piezas definitivas se sitúen correctamente en la arcada dentaria. La ausencia de estos espacios nos hará pensar en falta de espacio y la necesidad de algún tipo de tratamiento precoz con el fin de adecuar el espacio de la arcada al de los dientes mediante técnicas ortodoncicas sencillas que aprovechan la debilidad de las suturas óseas y las etapas de gran potencial de crecimiento de los huesos a edades tempranas.

Serán necesarios esos espacios entre los incisivos para evitar que los incisivos permanentes, de mayor tamaño se monten unos encima de otros o queden rotados; y también entre el canino y el primer molar para facilitar la erupción del canino y los dos premolares que sustituirán el canino y los dos molares temporales.

2.- ETAPA DE ERUPCIÓN DENTARIA DEL PRIMER MOLAR

Por lo general, es el primer diente permanente que aparece en la boca hacia los 6 o 7 años, con la particularidad de que no ha de sustituir a ningún diente temporal. Se dice que es la llave de la oclusión definitiva, y de la posición en la que salga y su inclinación dependerán en gran medida las posiciones e inclinaciones del resto de los dientes.

3.- ETAPA DE ERUPCIÓN DENTARIA DEL SECTOR ANTERIOR (INCISIVOS)

Casi de forma inmediata a la erupción de los primeros molares permanentes, se produce la de los incisivos centrales inferiores y superiores y de los incisivos laterales primero superiores en este caso y luego inferiores.

4.- ETAPA DE ERUPCIÓN DENTARIA DEL SECTOR LATERAL (CANINOS Y PREMOLARES)

En una erupción adecuada, la presencia de espacios libres y su correcta utilización permitirán la correcta colocación en la arcada de los dientes permanentes que son de mayor tamaño que los temporales. Para la arcada inferior lo más favorable es que salga primero el canino y después los premolares y lo menos favorable es que los dos premolares salgan antes que el canino. Sin embargo lo más favorable en la arcada superior es primer premolar, canino y finalmente segundo premolar siendo la secuencia más patológica aquella en la que sale el canino antes que los premolares.

5.- ETAPA DE ERUPCIÓN DENTARIA DEL SEGUNDO MOLAR PERMANENTE

Sobre los 12 años aproximadamente hará erupción por detrás de los primeros molares, los segundos completando la dentadura que va a intervenir activamente en la oclusión y en la masticación.

Los terceros molares o también llamados muelas del juicio, no se incluyen en ninguna etapa. Suelen erupciónar sobre los 18 años de edad. Es muy importante el control mediante radiografías en caso de que no erupcionen, para saber cual es su posición dentro del hueso y predecir futuras complicaciones.

Admin :

This website uses cookies.