X
    Categories Oclusión dental, bruxismo

Teoría miofascial y férulas para bruxismo

Teoría miofascial y férulas para bruxismo

Comencemos diciendo que la mandíbula es un hueso móvil, sostenido a la base de cráneo por ligamentos y músculos, si no fuera por ellos la mandíbula se caería.
El equilibrio muscular permite que el funcionamiento de la misma sea correcto y no se instale patología asociada como ruidos, bloqueos articulares, bruxismo o rechinamiento, desgaste de las piezas dentarias y sobrecarga del periodonto o tejido de sostén del diente, con sensibilidad de los mismos y alteración del espacio periodontal.
Para conseguir este equilibrio es necesario que la articulación trabaje en su céntrica mandibular, que los ligamentos limiten sus movimientos( si no es así hablamos de luxaciones de la ATM y que a la hora de contactar los dientes se mantenga en su sitio, es decir que la oclusión coincida con la “céntrica mandibular”.
Hablamos de una oclusión mutuamente protegida cuando en los movimientos mandibulares hacia adelante la guía esté regida por los incisivos inferiores en su desplazamiento sobre la cara
palatina de los superiores y el resto de las piezas no contacten y en las excursiones laterales, la guía esté a cargo de los caninos inferiores sobre los superiores. Esto hace que la musculatura
esté sincronizada en su trabajo y tenga períodos de descanso.
Si no coincide la céntrica con la oclusión y para masticar debemos acomodar la mandíbula para que el trabajo sea efectivo, estamos sacando de su posición de equilibrio al sistema, los ligamentos traccionan del disco y lo desplazan y los músculos se contracturan por un mal funcionamiento, llevando a una disfunción que puede cursar con inflamación de la articulación y dolores
en los músculos de la masticación, en los oídos, cefaleas.

La carrera

Durante el día debemos tomar conciencia que los dientes deben estar separados por un espacio entre las arcadas y sólo contactan para tragar o al masticar. En el caso de la masticación
siempre hay comida entre los dientes pero cuando dormimos, si rechinamos, frotamos esmalte con esmalte y eso da lugar a desgastes en las superficies oclusales de los dientes o bien salta
el esmalte de los cuellos dentarios, la porcelana de las coronas, etc.
Por otra parte las tensiones diarias aumentan las contracturas y favorecen el bruxismo y esto es difícil de controlar pero si ponemos un dispositivo, férula de descarga o férula de reposicionamiento mandibular conseguimos durante su uso fabricar una “oclusión mutuamente protegida” y evitar las patologías asociadas. Su uso está indicado sobre todo cuando dormimos y cuando
notemos apretamiento diurno también es aconsejable. Si vamos a planificar una ortodoncia es necesario su uso continuo durante al menos 6 meses para estabilizar la articulación y planificar el tratamiento en céntrica.

Admin:

This website uses cookies.